Manchakuypi Kay

luisvia.org

La Derecha Moderna

Análisis de las nuevas tendencias de la derecha en el Perú

Si somos liberalistas, debemos ser coherentes con nuestros principios

Marco Sausa

Publicado: 2013-07-08

Ayer mientras conversaba con unos amigos y tomábamos unos tragos, luego de las largas clases de finanzas en la Universidad de Lima, una persona quien había leído mi blog y quien conocimos en una reunión me preguntó por qué era de derecha, siempre había querido conversar con uno y no había tenido la oportunidad.

Sin duda es una pregunta que me sacó un poco de onda porque todas mis conversaciones habían sido sobre temas personales y no imaginé; primero, que alguien siga mis post en mi blog y segundo, que alguien quiera conversar de política un viernes.

Entonces respondí “Yo te preguntaría lo mismo ¿por qué eres de izquierda? si tienes muchos argumentos liberalitas en lo que profesas. Yo no me considero de derecha propiamente dicho porque en el Perú la derecha está relacionada al conservadurismo o un gobierno fujimorista. Al igual que la izquierda que está relacionada con gente comunista o radicalista. Yo soy liberalista porque creo que el estado solo debe participar como un ente regulador y reducirse a su mínima expresión, sin duda yo doy un énfasis en las libertades individuales. Yo no sé porque muchos “caviares” se jactan de ser de una izquierda moderna, siendo esto un sinónimo de humanismo, cuando lo que quieren en sí es aumentar el tamaño del aparato estatal con un fin “social” y con ello aumentar el control del estado, reduciendo las libertades que tiene cada individuo sobre su cuerpo, su vida, su economía, su cultura, etc. Es decir, yo no creo coherente el discurso de los “izquierdistas modernos”, ni tampoco de la derecha conservadora.”

En realidad mi punto de vista iba más allá. El ser de derecha en el Perú no solo está relacionado con ser fujimorista o de la burguesía sino también por ser explotador, radical, corrupto, poco “social”, etc. Es decir, si crees que Conga tiene que ir, pues eres todo lo antes expuesto, sino eres más humano, ambientalista o te preocupas más por la gente desde un punto de vista de la gente de izquierda. Yo no niego los errores de la derecha peruana o del capitalismo hace más de 50 años, en lo que no estoy de acuerdo es que algunas personas pre juzguen a los liberalistas, metiéndonos en un mismo saco. Siendo el liberalismo la ideología más importante en Francia, luego de la Revolución Francesa quien sacó, gracias a las masas a los reyes de esa época. Sin irnos muy lejos, el APRA un partido de izquierda en sus inicios tiene como himno la marsellesa, que fue el himno de la revolución ¿Cuándo el liberalismo francés, se convirtió en el comunismo peruano? La idea principal era que el pueblo gobernara, fuera libre. Lo que yo creo que pasó fue que acá en el Perú se mezcló el concepto y relacionaron a los burgueses de a inicios del siglo pasado en el Perú como los reyes y que las masas era el pueblo peruano de sectores más bajos, en su mayoría indígena, que trabajaba en los latifundios, teniendo como solución un gobierno comunista que pusiera al estado como un Dios monstruoso, enorme y proveedor ¿acaso no es el estado, con la imagen del presidente de la república el rey de la Francia Monárquica, cuando se sabe que en los gobiernos comunistas o socialistas, según clásicos ejemplos como Venezuela, China o Cuba, el presidente casi siempre sale re elegido innumerables veces y esto termina creando una cúpula social entre los que gobiernan y los que oyen al gobernante?, ¿por qué los izquierdistas entonces buscan esto, si en realidad profesan lo contrario?

En un gobierno socialista el pueblo no gobierna, sino solo es dopado, apaciguado con múltiples “programas sociales” que a la larga solo tienen un resultado asistencialista y no sacan a las personas de la pobreza de una manera indeterminada sino solo les dan un subsidio para el momento, no invierten en las personas para que ellas mismas saquen adelante a sus familias, sino solo para ganar más votos. No digo que los programas sociales sean malos, lo que digo es que estos deben tener un concepto liberal, por qué atar a esas personas al estado, por que mejor no invertir en ellas, que es distinto. No es lo mismo regalar cien soles por el hecho de ser pobres como hacen otros países de la región, que invertir los mismos cien soles a cambio de educación.

El aumentar el tamaño del estado, sin duda es sinónimo de mayor control, sobretodo en temas económicos. Ya hemos pasado por eso, hoy por hoy se quejan de que las grandes transnacionales ejercen una competencia desleal al tener grandes capitales para poder colocarse dentro del país, puede ser cierto, pero no hay nada más desleal que el mismo dueño de casa, sea el árbitro y participe a la vez de la competencia de futbol y que para colmo tenga a toda la hinchada alentándolo porque obviamente el árbitro les dará el show que ellos quieren tener. Claro que debe haber reglas, pero de una manera en que más o menos sean equilibradas, es ese el verdadero rol del estado. Él estado debe asegurar los servicios básicos como luz, agua, desagüe, salud, educación y seguridad, pero sobre todo que nadie trate de menguar libertades, pero aún si tienen la misma nacionalidad porque choca con el concepto de deslealtad. En el tema de seguridad y educación hay un aspecto más cultural y muchas más aristas de por medio en donde sí debería participar activamente, pero conjuntamente con el sector privado porque al fin y cabo en el Perú de ahora, es el sector privado quien dispone de una serie de información valiosa que podrían enriquecer la decisión final desde un ámbito más funcional y útil para todos, es por ello que el sector privado moderno, quienes se han visto alejados por muchos años de la actividad política, dejando solo a los “dinosaurios de la derecha”, deben y tienen que participar más activamente con el estado y el gobierno de turno. No solo deben de salir cuando las papas queman, sino cuando aún están siendo peladas.

Por último, pero con ello no quiero decir final porque este es un tema de muchísimas aristas y ramificaciones, un tema muy importante y crucial para mis amigos “caviares” son los temas legales con respecto a las libertades individuales. Yo creo que en muchos de los temas la derecha conversadora ha dejado muy mal parados a nosotros los liberales, hoy llamados la “derecha moderna”. Es un error de concepto o provocado por antecedentes cristianos que los de derecha no creamos en el matrimonio entre homosexuales o temas tan polémicos como el aborto. Todas las personas deben ser libres para decidir sobre su cuerpo, su futuro o el amor de sus vidas sin ser discriminado en ningún sentido. No se puede hablar de liberalismo económico, sin un liberalismo social y cultural. No es coherente con nuestros principios, no ideales, en todo caso no te auto denomines liberal, sino conservador o caviar. En eso apoyo en un 100% a los izquierdistas modernos, pero tampoco es aceptable que se hable de un liberalismo social, sin que haya un liberalismo cultural y económico.

Con esto quiero decir que hay que ser coherentes con nuestras ideas. Actualmente hay gente que dice ser de derecha solamente para llenarse los bolsillos con dinero provenido de la corrupción o dice ser de izquierda porque está en contra de un proyecto minero, siendo esto sinónimo de ambientalismo, cuando en realidad lo que quieren es favorecerse económicamente por las mafias de la minería informal. La personas que sí tenemos una moral y valores, podrían ser estos los jóvenes de espíritu y gente que recién comienza a tratar temas políticos, tenemos que cambiar esto. Siempre he creído que cuando los Baby Boomers y la Generación Y ya no estén con nosotros y nos hereden el planeta, siendo los segundos quienes nos han dejado conceptos como la globalización, redes sociales y un cambio del panorama mundial en todos los ámbitos posibles; vamos por fin a crear un mundo más unido bajos preceptos liberalistas porque hoy por hoy la humanidad ya está superando los dogmas de siglos pasados.


Escrito por

Marco Sausa

Soy licenciado en Administración de Empresas de la Universidad de Lima. Escritor, emprendedor, viajero y vivo en los Estados Unidos.


Publicado en

MARCO EMPRESARIAL

Comentarios y Análisis políticos - económicos desde una perspectiva empresarial.