defiende el enfoque de género

Fantasmas Nacionalistas

Publicado: 2011-10-26

Últimamente en varios diarios y programas televisivos se discuten temas como la Ley General de Trabajo, aplazamientos en concesiones, posibles incrementos para el Drawback, emisión de bonos y préstamos a bancos internacionales con el objetivo de gastarlos en los programas de inclusión social, los cuales dejan mucho que desear; además que muchos no tienen un sustento a largo plazo.

Primero, el MINCETUR está evaluando en incrementar “temporalmente” la tasa del Drawback, particularmente la medida no cuadra muy bien como un subsidio para enfrentar la crisis porque para poder tener el Drawback necesitas, en principio, importar un bien de un país con el que no tengamos un tratado comercial que elimine los aranceles y si tenemos en cuenta que muchos de los países también van a subsidiar muchos de sus productos por la crisis y estos van a terminar elevando sus precios, al final, el efecto para los exportadores peruanos va ha ser nulo o muy poco eficaz.

Las medidas proteccionistas son las menos eficaces para poder enfrentar una crisis porque el estado no va a poder cargar con este peso por mucho tiempo, más aún un estado como el peruano que tiene sus exportaciones en aumento.

Segundo, Aplazan concesiones de 17 proyectos por $4,750 millones. En un país como el Perú con un gran déficit logístico esto es un crimen. Se ha paralizado proyectos que tenían en estudio más de tres años esperando para ser ejecutados. Modernización de puertos clave como el de Pisco, transporte, infraestructura para la distribución del gas natural, obras eléctricas, obras para el sector agrícolas, etc.

El director ejecutivo de Pro Inversión, Jorge León, al ser cuestionado dijo que el motivo se debía a que no tenian la experiencia sufiente en los procesos. También se discute que muchos de los proyectos que ahora se han detenido se deben a que existen problemas judiciales con el gobierno anterior, esto realmente parece una pérdida de tiempo y lo más grave es que no se sabe si esto se debe a presiones sociales y a la falta de autoridad de nuestros representantes o a los fantasmas de toda la vida que se dejan llevar por sus nacionalismos.

Tercero, la Ley General del Trabajo sin duda es un indicio clave sobre la falta de raciocinio de los congresistas que tenemos, una ley que no sirve para nada, que sólo tiene el objetivo de favorecer a ciertos partidos políticamente, que en vez de buscar una mayor formalización e integrar a la mayor cantidad de trabajadores informales (84% del total aproximadamente) a los beneficios sociales ya existentes, lo que va a generar es un efecto contrario. Las mayoría de empresas no van a poder afrontar una carga laboral tan grande y es que no la necesitan, es decir, una empresa no necesita tener a sus 100 trabajadores a plazo indefinido sino sólo a 5; por ejemplo. Lo que se debe buscar es una flexibilización de las normas laborales, Perú es uno de los países en Latinoamérica que tiene las normas más rígidas en materia laboral, ese tal vez sea el motivo de la alta tasa de informalidad de nuestras empresas. Es caro mantener a un trabajador en planilla siendo una MYPE. Este tema lo tocaré en el siguiente post.

En conclusión, hay indicios de que este gobierno, como era previsible, aplique normas que sólo beneficien sus intereses políticos e ideológicos. Hago recordar que nuestras reservas sólo nos durarán para dos o tres años de crisis, no hay para más.


Escrito por

Marco Sausa

Soy licenciado en Administración de Empresas de la Universidad de Lima. Escritor, emprendedor, viajero y vivo en los Estados Unidos.


Publicado en

MARCO EMPRESARIAL

Comentarios y Análisis políticos - económicos desde una perspectiva empresarial.